01 abril, 2016

No está el horno para cruasanes - Shirin Klaus


Cuando Alex se fija en Carla, cree que será un polvo fácil. De hecho, casi seguro que estará haciéndole un favor: le alegrará el día, la semana, ¡el año!

Alex no puede ni imaginarse que será todo lo contrario, pues Carla está a punto de abrirle las puertas a un mundo con el que hasta ahora solo se había atrevido a fantasear.

No hay comentarios: